Razones para instalar un escudo de seguridad para tus cerraduras

Todos los bombines tienen puntos débiles potenciales. Algunos tienen que ver con una instalación inadecuada, pero otros son intrínsecos a su diseño o materiales de construcción. Un escudo de seguridad puede hacer mucho para reducir los riesgos que implican estos puntos débiles.

Un escudo de seguridad se trata de un dispositivo externo que se instala sobre los bombines. Su propósito es frustrar los intentos de extraer o romper el bombín. Por lo que, aunque tu bombín sea muy seguro, un escudo puede aumentar en gran medida esa seguridad.

La instalación de un escudo de seguridad también es una forma sencilla de reforzar una cerradura económica débil, gastando menos que en una cerradura nueva. En este artículo conocerán otras muchas razones para instalar un escudo de seguridad en tus cerraduras.

Razones para instalar un escudo de seguridad para tus cerraduras

Los puntos débiles de una cerradura

Es muy probable que tus cerraduras tengan bombines de perfil europeo. Estos tienen un punto débil en el lugar donde va el tornillo de fijación. Por otra parte, los bombines suelen instalarse de forma que sobresalen ligeramente de la puerta.

Cuando estos dos hechos se combinan propician el tipo de ataque más común a las puertas. Un extractor o un par de tenazas pueden ser suficientes para tomar la parte externa del bombín. Varios movimientos bruscos después el bombín se rompe justo por el tornillo de fijación.

Incluso si el bombín no sobresale, puede ser relativamente sencillo retirar el material que lo rodea. O peor, puede tratarse de un escudo decorativo que se retirará en unos pocos segundos. En todos estos escenarios, un escudo de seguridad puede impedir o frustrar estos ataques.

Existen escudos de seguridad que ocultan completamente el bombín, incluyendo la bocallave. De esta forma se requiere desbloquear el escudo antes de operar la puerta. Incluso si el intruso puede obtener una copia de las llaves, tendrá que lidiar primero con una placa de acero protegiendo tu cerradura.

La forma de un escudo frustra la mayoría de los ataques

Los escudos de seguridad tienen forma de un cono truncado con bordes redondeados. La cerradura queda completamente empotrada en esta resistente estructura. Solo queda expuesta la parte de la cerradura necesaria para que funcione la llave.

Esta forma peculiar de los escudos está diseñada con el propósito de dificultar la sujeción de herramientas. Sin un punto de apoyo es imposible girar o forzar el escudo y el bombín.

Pero las ventajas de un escudo de seguridad no acaban ahí. Un escudo de buena calidad viene con placas antitaladro, fabricadas de acero endurecido. Estas placas protegen la zona de la cerradura donde se encuentran los mecanismos más delicados.

Las placas antitaladro más eficaces giran cuando son golpeadas por la broca, lo que limita la eficacia de este tipo de fijación.

Camuflar las cerraduras con escudos de seguridad

Si la puerta se enfrenta a ataques de habilidad, los escudos continúan protegiendo el bombín al camuflarlo.  Al rodear completamente el cilindro, también oculta la marca y el modelo del mismo.

De este modo el intruso no tendrá la ventaja de conocer posibles vulnerabilidades que presentan los modelos específicos. Así que un consejo útil para los propietarios es instalar un escudo de una marca diferente al bombín instalado.